Matrimonio, Relaciones

¡El AMOR puesto en obras!

Sabes que alguien realmente te ama cuando al pasar el tiempo, lo dice más con obras, que con palabras.

Siento las obras hablar por sí mismas; cuando salgo de bañarme y la cama está impecablemente tendida, cuando lo veo doblar la montaña de ropa, o irse en ayunas a dar terapia por ayudarme alistando niños. O cuando me siento tan arropada al ver cómo corta cada una de mis pastillas, y oramos juntos antes de tomarla, pidiendo salud, sobretodo para el corazón que ha vivido tantos cambios estos últimos años. Y qué decir de cuando deshace toda mi maleta para irme de retiro, y la vuelve hacer –al estilo montañista de este hombre, con el que soy una sola carne– y encuentro un par de snacks empacados…y todas esas obras juntas, te hacen sentir…tan amada.

Lo veo en su rostro; los años nos enseñan, nos hacen crecer, añejan nuestro amor. Son las obras, más que las palabras; pues apenas podemos cruzar alguna, cuidando a dos pequeños llenos de energía. Pero esas miradas se cruzan, esas obras acarician el corazón, esos besos y abrazos debajo de las sábanas, alivian el cansancio de ambos, alientan la entrega de cada día.

El tiempo nos ha enseñado que, no somos la pareja perfecta, mucho menos tenemos que coincidir en los mismos gustos. Yo voy cual correcaminos, aprendiendo lentamente a ser suave brisa. Y él va enseñándome cómo la paciencia y la calma, todo lo alcanzan. A mí me encantan los helados de vainilla, el calor extremo, tener un libro en las manos y subrayar casi todo, y de repente organizar un buen rato con amigos. A él le encanta el chocolate obscuro y amargo, el frío extremo, Kindle y nada de socializar por favor, porque prefiere irse a jugar con sus hijos.

Sabes que alguien realmente te ama cuando al pasar el tiempo,
lo dice más con obras, que con palabras.

Veo la combinación perfecta, así lo cantaron el día de nuestra boda: “Si pones tú la sal y yo enciendo la luz, tendrá sabor y vida nuestra casa. La sal dará sabor, la luz que alumbrará cada rincón de esta nueva casa. Si pones tú la sal y yo enciendo la luz; que sólo si es contigo me la juego.”

Y nos la jugamos un año más…

En terapia, en crear memorias, en dialogar después de vivir algún ciclo negativo, en criar hijos con todo amor y entrega, en estar presentes el uno para el otro, en organizar las finanzas, en apoyar nuestros proyectos y sueños. Al vivir quebrantos y retos familiares muy complejos, al aprender a ser caricia y no carga para el corazón del otro. Nos la jugamos encendiendo esa vela, y orando juntos al que nos ha hecho UNO con Él.

Y aprendemos del Maestro. El que pone en obras, más que en palabras, este AMOR de entrega, de servicio, de dar hasta la vida por los que amas…y de guardar el mejor vino, cuando crees que todo se ha terminado. (Jn 2,1-11).

¡El amor en obras, más que en palabras!

¡Jesús así lo vivió!
¡Jesús así se entregó!
¡Jesús así nos desea; perdidos en obras de amor por el otr
o!

Un día más las obras me hablan de este AMOR; la cama tendida, el beso antes de partir, la oración por lo que duele o esperamos confiados, el “gracias por cocinar tan ricas galletas”, la disculpa tras corretearlo, la broma que nos relaja, las pausas en el sillón de la sala para darnos un tierno abrazo, las miradas que hablan de complicidad y cansancio…

La luz de la vela brilla en medio de la noche.

El amor puesto en obras, hace que al mirar al otro, el corazón quiera seguir alumbrando, entregando, dándose, en esta dulce y misteriosa bendición.

Con amor, a mi amado Rafa.

¡Tú eres mi hogar!

Mariana López.

********************************************

  1. ¡Gracias de corazón a Sara Dalila, de “No Me Mires Studio” por capturar nuestro amor!

2. Te compartimos la canción de nuestra boda, que se ha vuelto un himno al corazón.

¡Que la disfrutes y sea vida en tu hogar!

2 pensamientos en “¡El AMOR puesto en obras!

  1. Paola de Villa Solana de Garcia dice:

    Que bonito testimonio, escrito de tu manera tan especial
    Gracias por compartir y felicidades a los dos

    1. Mariana López dice:

      Gracias de corazón Pao. ¡Bendiciones! Mariana LJZ.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *