Inspiración, Maternidad

¡3 Cosas que no quieres perderte este Verano…ni en tu Vida & Maternidad!

Llega el mes de “mis chicos de Julio”; tres hombrecitos en casa celebran el don la vida (por suerte, en días distintos). Es un mes que  sabe a fiesta, a vacaciones, con abundantes frutos que recoger y profundamente agradecer.

Mi corazón se maravilla cuando me siento a recortar y pegar fotos que revelan tantos momentos. Muchos de ellos ordinarios, pero en realidad pienso que son extraordinarios cuando te das cuenta que esos momentos no se repiten y realmente todos han crecido, no sólo físicamente, sino en lo más hondo del corazón.

Ellos no son los mismos. Y tú tampoco.

Río y lloro, conforme recorto y pego.

Momentos…es todo lo que tenemos.

Todas las fotos del blog de hoy, son tomadas por Sara Dalila de, No Me Mires Studio.

¡Gracias de corazón!

Y sí, hay 3 cosas que no me quiero perder (y creo que tú tampoco) este verano, pero sobretodo en mi vida y maternidad.

1. Disfrutar las “primeras veces”

La primera vez que les sale su diente, y sonríen. La primera vez que dicen “mamá”, o alguna palabra parecida. La primera vez que van a la escuela (sobretodo sin llorar). La primera vez que se les cae el diente y su sonrisa chimuela sigue siendo tierna y dulce. La primera vez que van al baño solos, dibujan solos, caminan solos, andan en bici solos. La primera vez que tendrán novia, o viajarán lejos, o elegirán con su joven confianza lo que harán el resto de sus hermosas vidas. La primera vez que ahora ellos expresan con toda sinceridad: “te quiero, mamá”.

Aquí entran todas las “primeras veces” que tú también has tenido que ser valiente y: tomar esa terapia, vivir muchas paradojas de la maternidad, entender un poco más sobre el amor incondicional, sacar coraje, de algún resto de ti, cuando las noches son largas y cansadas, hacer de lo ordinario, como jugar o cocinar, algo extraordinario que recordar.

  • 2. Vivir los momentos ordinarios, llenos de atención.

Esto es lo que nos permite el tiempo de verano, bajar el ritmo. Ir a menor velocidad, atentas a cada momento, a cada encuentro y desencuentro, que se puede volver una oportunidad para conectar y re-conectar las veces que sean necesarias.

Dejar el celular a un lado (o mejor aún, apagado), mientras disfrutan la playa, o  más minutos en la cama. Mirar a los ojos cuando tus hijos te hablan o están entretenidos en un juego de mesa, o terminando de comer la rebanada de pastel o la paleta helada. Reír a carcajadas y escucharlas como el sonido del cielo en la tierra. Acoger también los llantos, abrazando el cansancio, después de días largos y divertidos.

Incluso cuando estás cocinando o preparando maletas, estar atentas: al sonido, a los olores, a los sabores, a los recuerdos, a las historias detrás de la ropa, con sus pequeñas manchas de alegría e inocencia.

Jennifer Dukes Lee, lo expresa bellamente:

Baja la velocidad lo suficiente, como para sostener al otro con amor.”

Jennifer Dukes Lee.

  • 3. Repartir los besos, los abrazos y las palabras que siembran y sanan el corazón.

En casa de los abuelos hay una frase que dice: “No te quedes enojado toda la noche, quédate despierto y pelea.” Pero yo la re-escribiría como: …quédate despierto y vuelve a conectar, busca re-conectar, intenta re-conectar…hasta que lo logres, realmente tendrás dulces sueños y bellas relaciones.”

La convivencia puede ser hermosa, intensa, y retadora en vacaciones. Y sí, esta mamá también falla, grita, se cansa y se desespera. Por más cursos de crianza que he tomado, me doy cuenta que no podemos evitar por completo tropezar con nuestra bella y rota humanidad, sobretodo si ya pasa de la hora de estar en la cama.

Si hay algo que he aprendido, y he tenido que practicar más veces de las que puedo contar, es: re-conectar, re-conectar, re-conectar.

Al final del día no dejar de dar ese beso, ese abrazo, esas palabras que sanan el corazón: “lo siento…mamá estaba cansada, enojada, preocupada”. “¿Sabes algo? Me encanta ser tu mamá…¿lo intentamos de nuevo mañana?” …seguido de un ataque de cosquillas.

¡Nunca dudes del poder sanador de los besos, los abrazos y las palabras!

  • 4. Permítete ser amada por Dios, y amar así de grande como Él te ama.

Sé que dije que eran tres cosas, pero este pilón no está de más.

Las mujeres más hermosas, no sólo físicamente, sino en su corazón; son aquellas de las que he aprendido a amar a Dios, y dejarme amar por Él.

Son mujeres, esposas y madres –como tú y yo– que bien conocen los retos, los duelos, los días que no salen como una espera. Pero siguen caminando, no perfectamente; sino plenamente.

Son vidas que conocen de  heridas, errores, y aprendizajes dolorosos. Pero no se quedan ahí. Siguen caminando, confiando en ese AMOR que las sostiene, que las alcanza, las acompaña, las redime, las lanza incluso para amar en medio de su quebranto y permitir que el AMOR más grande de Dios, se derrame en todo y en todos, a su alrededor.

Son mujeres que aman y se han dejado amar, en medio de su vulnerabilidad. Porque ahí, en medio de nuestra hermosa y compleja humanidad, reside la verdadera belleza y valía que todas tenemos; ¡Hijas muy amadas del Padre! ¡Siempre…por la eternidad! ¡A pesar de, más allá de, con todo lo que hoy eres o no eres! ¡Amada…siempre amada!

Y un AMOR así, que te sostiene en cada verano, en cada tropiezo, en cada paso chueco o recto de tu vida y/o maternidad…

¡Creeme amiga, no te lo quieres perder!

Termino de cortar y pegar las fotos, mientras escucho sus risas, sus  juegos, sus peleas…y no, nada de esto me quiero perder este verano, ni en esta vida, ni en la hermosa locura de ser mamá.

P.D. ¡Cuando el peso de todo lo que malabareas este verano, te haga sentir realmente abrumada…siéntate, respira, y si puedes; toma una buena y larga siesta!

Con gran cariño, deseando disfrutes plenamente tu verano.

Mariana López.

*********************************************************

¡Gracias especiales a Sara Dalila de No Me Mires Studio (da click en las letras negras), por estas bellos momentos capturados! Todas las fotos del blog de hoy, son tomadas por ella. ¡Felicidades por tu talento y profesionalismo Sara!

Sara se encuentra en Querétaro, ¡es una oportunidad que no se pueden perder, si quieren fotos memorables!

Estas palabras de mi autora favorita, Ann Voskamp, son un gran regalo para el corazón. Te recomiendo leerlas, despacio y disfrutando.

“18 Summers? How to Slow Down Time & Even Now, How to Have More Time Than You Think (PT 1).”

Y una canción para este verano, que la disfrutes y la cantes a todo pulmón:“I don’t Want to Miss It – Ellie Holcomb”.

4 pensamientos en “¡3 Cosas que no quieres perderte este Verano…ni en tu Vida & Maternidad!

  1. Mildred Garza dice:

    Hola Mariana!! Me encantó!
    Muchas gracias!
    Voy a intentar eso que haces de hablar con ellos y pedir perdón y de una manera que acabe en cosquillas y en risas, gracias por compartir!
    Y nada más teniendo tiempo también te voy a copiar lo del álbum, que hermoso tener los recuerdos así!
    También gracias por las recomendaciones!

    1. Mariana López dice:

      Seguimos aprendiendo y caminando juntas la maternidad Mildred. Un abrazo y bendiciones. Mariana LJZ.

  2. Claudia Diaz dice:

    Que bonitas palabras , me llegaron a lo más profundo de mi ser y de mi corazón, me encanto lo del álbum y lo quiero hacer con mis niños , también lo que comentas de aceptar que mamá se siente cansada pero q mañana podemos intentarlo de nuevo y terminar con cosquillas, que hermoso, y efectivamente cada día es un nuevo día para ser mejor q ayer
    Gracias Mariana siempre q platico contigo me trasmites mucha paz , q bonito coincidir

    1. Mariana López dice:

      Un abrazo querida Clau, seguimos aprendiendo y caminando juntas en la maternidad. Mariana LJZ.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *