Inspiración, Navidad

¡Celebremos juntas Navidad!

Las velas danzan alegremente, la luz ha vencido la obscuridad…y un pequeño llega para iluminar nuestras vidas por siempre.

Esta Navidad me ha encontrado y ha derrotado todos mis intentos de hacer más, comprar más, cocinar más, demostrar algo más. La Navidad nos habla de sencillez, y revisando este último mes puedo decir que la lección va siendo aprendida y guardada en el corazón, como lo hacía María; la primera gran testigo de la Navidad.

Puedo ver con más claridad, cómo varios jóvenes (quienes podrían estar cómodamente en sus casas, pegados a sus pantallas y redes sociales, a punto de comer un gran banquete navideño) pero con la sencillez de su corazón, optan por preparar más de 1,800 cenas de Navidad para personas de bajos recursos. Y cual pequeños duendes; empacan, cantan, ríen y gozan al ver bolsas llenas de bondad, que alegrarán el corazón de alguien más.

Puedo ver con más claridad, cómo ese día y medio de sentirme débil y con malestar, tras una vacuna que era necesaria ponerme, Papá Dios preparó mi corazón para invitarme a la sencillez de una cama, un buen libro, y profundos sueños, en los que necesitaba escuchar cómo el perdón que otorgamos, libera su poder”, para que podamos ser felices y amar a su modo con un corazón sencillo, pleno, alegre.

Puedo ver con más claridad, la cara de gozo de mis hijos cuando planeamos un tiempo exclusivo para ser, estar, gozar de presencia y atención. Y sus ojos brillan sintiéndose profundamente amados.

Puedo ver con más claridad, esas bellas amistades que llegan como un gran regalo del cielo. Donde hay comunión, cuidado, cariño genuino y al centro está el amor por Jesús.

Puedo ver con más claridad, que no importa si cenábamos pavo, bacalao (que compartió mi suegra) o la carne del día anterior; el regalo más grande era simplemente estar juntos, en torno a Jesús.

Puedo ver con más claridad, cómo en medio de la vida cotidiana, Dios va tejiendo instantes, recuerdos, nuevas tradiciones e incluso momentos que nos han hecho reír o llorar…y su mensaje ha sido este: SIEMPRE ESTOY CON USTEDES”.

Puedo ver cómo todo lo vivido este año, ha sido para acercarme más a Él…y llegar hoy al pesebre para decirle: Ven Jesús, yo también quiero estar contigo siempre. Gracias por estar (llegar) aquí conmigo.”

“Siempre estoy con ustedes”.

¡Así que ven, querida amiga, celebremos juntas Navidad!

¡Dios ha llegado, inundando de amor todo alrededor!

¡Dios, hecho niño, quiere habitar lo más profundo de tu corazón!

¡Dios desea regalarse por completo a ti, su hermosa y amada creación!

La velas brillan con mayor fuerza, realmente es una noche de paz, noche de amor. ¡Jesús ha nacido hoy!

¡Muy Feliz Navidad!

Con gran cariño, tu amiga Mariana López.

Una canción para el corazón. ¡Feliz Navidad!

Un pensamiento en “¡Celebremos juntas Navidad!

  1. Karla Jimenez dice:

    Belleza de mensaje !!! Y empatía con cada una de los mensajes que Dios siempre pone en nuestro camino para seguir con la misión que se nos fue encomendada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *